¡Milka y Oreo ya estaban juntos!

Decir que Milka y Oreo se juntaron no es más que un artilugio publicitario y, en el marco de un capitalismo monopólico cada vez más salvaje que genera y consolida día a día la desigualdad social más terrible, es una broma de mal gusto – como a las que nos tienen acostumbrados nuestros amigos publicistas. Milka y Oreo en realidad ya estaban juntas desde hace tiempo, pues son dos marcas de un mismo monopolio trasnacional llamado Kraft Foods.

Entre las numerosas marcas que la compañía tiene en cartera contamos a Milka, Oreo, Terrabusi, Nabisco, Suchard, Mayco, Toblerone, Pepitos!, Shot, Capri, Canale, Express, Chips Ahoy, Club Social, Philadelphia, Ritz, y otras muchas marcas más que son líderes en en el mercado europeo, asiático y africano, como Fontaneda, Filipinos, Artiach, Chiquilín y Triunfo, así como Royal, líder en la categoría de postres instantáneos. Kraft también disputa las primeras posiciones en las categorías de queso crema, queso procesado y bebidas refrescantes en polvo, como Tang y Clight. Es decir que cuando entramos a un kiosco, probablmente la mayor parte de lo productos que veamos, sean elaborados por Kraft.

Pero el furor monopolizador de los grandes capitales no termina allí. Kraft Foods, a su vez, está en manos de la megacorporación norteamericana Philip Morris Cos., que produce también Marlboro, Virginia Slim, Parliament, L&M, Chesterfield, Benson & Hedges, entre otras tantas marcas de cigarrillos. Desde 2003 a 2005 las ventas totales de Philip Morris aumentaron desde 40.000 a 70.000 millones de cigarrillos gracias al mercado de Europa del este y el asiático. En 2005 sólo la marca Marlboro tuvo unos beneficios en Estados Unidos de 4.600 millones de dólares. La industria tabaquera ha invertido sus enormes beneficios en la industria alimentaria. Philip Morris, recordemos, es la propietaria de la mega empresa de alimentación Kraft Foods.

Y para coronar la pirámide monopolista, un último eslabón: Philip Morris no es la cabeza de la bestia, sino que esta compañía a su vez es propiedad de Altria Group, Inc., uno de los grupos económicos más poderosos del mundo, primero en el top 5 de multinacionales a boicotear por financiar las invasiones imperialistas norteamericanas, las campañas electorales de Bush y apoyar económicamente al Estado terrorista de Israel. Este gigantezco monopolio es otra muestra del poderío económico que alcanzan las corporaciones multinacionales, que logran torcer cada vez más legislaciones nacionales e internacionales a su favor, y así condicionar diariamente la vida de todos, creando guerras reales y de mercado, entretejidas en gobiernos y medios de comunicación, desplazando un enorme poder de propaganda y apropiándose de los mercados, desde la producción hasta la compra directa del consumidor.

Cada vez hay menos empresas, más grandes y con mayor porcentaje de mercado. En la sombra, pero con enorme poder, crece la dominación de mercado a través de truculentos oligopolios. El “capitalismo de libre-mercado” es una ficción ya difícil de tragar.

El creceinte poder económico y político de estos monopolios agudiza día a día las desigualdades sociales. Jamás tuvimos sociedades tan desiguales en lo económico y tan igualitarias en las formas de pensar. Esto es debido a la (in)cultua instigada por los medios de comunicación y la publicidad, que son las grandes industrias productoras de audiencias y consumidores. Como dice una canción de Leonard Cohen: “(…) para ello los ricos tienen canales de televisión en los dormitorios de los pobres”. Y con su mando a distancia pueden acceder a más de 50 canales, que son de un mismo propietario. Así que nos encontramos con una minoría de globalizadores super ricos frente a millones de globalizados pobres y espectadores de la realidad, porque lo participativo molesta y está muy desprestigiado. Utópicos, antisistema, paleomarxistas, trasnochados… son algunos epítetos aplicados a quienes se atreven a salir a la calle y participar en programas de transformación. Decía Helder Cámara que “si doy una limosna a un pobre me llaman santo, pero si pregunto porqué los pobre no tienen qué comer, me llaman comunista”. Este es un imperativo vital: debemos comenzar a preguntar… Debemos comenzar a hacernos oir.

  • Trabajadores de Terrabusi-Kraft contra los despidos

Kraft Foods es la segunda mayor empresa de alimentación y bebidas del mundo; actualmente tiene operaciones en más de 150 países del mundo y plantas industriales en 66, incluida Argentina.

La empresa luego de no renovar los contratos de 80 trabajadores de agencias a fines del 2008, durante enero de este año impulsó en nuestro país un plan de “arreglos” voluntarios, amedrentando y amenazando a los trabajadores que se negaran a arreglar, justificando su actividad por la caída de las ventas.

Al mismo tiempo menciona su objetivo de cientos de despidos, cierres de secciones y turnos de trabajo. La empresa Kraft en el año 2008 facturó cientos de millones de pesos, con salarios muy bajos, que no cubrieron ni la mitad de la canasta básica familiar. Y con ritmos de super-explotación que le permitió expandirse, capitalizarse y obtener grandes ganancias, como la misma empresa hizo público el año pasado, felicitando a los trabajadores por esos objetivos logrados.

Ahora, Kraft, ante el inicio de esta tremenda crisis económica que estalló, busca descargarla sobre las espaldas de los trabajadores.

Así que de nuevo la crisis se ceba en los de siempre. No se conoce un sólo caso de diputados, alcaldes, cargos políticos de los grandes partidos, banqueros, empresarios de medianas y grandes empresas, ejecutivos… que hayan tenido que dejar de pagar el teléfono, el agua, el gas, la electricidad. Tampoco han tenido que renunciar al tipo de vida, comida, ocio, vacaciones, cuidados bucodentales, que mantenían hace un año. No han tenido que sacar o cambiar a sus hijos del colegio. No han tenido que vender sus coches, relojes u objetos de valor. Tampoco han tenido que acudir a Cáritas o a comedores sociales… Y si fuera cierto que todos vamos en el mismo barco, cuando este se hunde, las desigualdades sociales adquieren tientes dramáticos.

¿Quiénes han sido los responsables de tanta desigualdad, del desempleo, la crisis y todos sus impactos? Ahí encontramos a los neocon, a los neoliberales, a los empresarios, a los ejecutivos y banqueros, entre otros. Impregnaron toda la vida política y social. Nos dijeron que la democracia basada en el mercado libre genera progreso y no genera desigualdad. Eso puede ser cierto, pero el pequeño secreto es que no vivimos ni en democracia ni en una economía de libre mercado. Confundieron “su” progreso económico con el del pueblo y las desigualdades se acentuaron. El movimiento libre de capitales crea lo que algunos llaman un “parlamento virtual” que nadie lo ha elegido, de inversores y prestamistas que controlan de cerca a los Gobiernos. La aristocracia de banqueros y ejecutivos de multinacionales, los amos del universo, siguen diciendo que el Estado no es la solución, es el problema. Para salvar a los delincuentes de Wall Street, los gobiernos acuden a su rescate y crean un socialismo para los ricos y un capitalismo salvaje para los pobres.

  • “La crisis arrastrará a millones a una pobreza y desigualdad más profunda que derivara en la muerte de millones de niños.” (Informe UNESCO/2009)
El problema no son tanto las corporaciones trasnacionales que violan sin piedad a los países, sus recursos naturales y sus gentes… La tragedia es que ellas hacen lo que hacen porque los ciudadanos del mundo se lo permiten hacer. Porque ellos no tienen suficientes armas para obligarnos a aceptar sus políticas… Lo único que necesitan tener son buenos medios de comunicación, políticos obsecuentes y mentirosos.

Es imperioso levantarnos y tomar la palabra. Este es el momento para comenzar a hacernos oir.

———————————————————————————-
La construcción de una mirada crítica nos hace inmunes frente a la violencia simbólica que ejerce el poder. Hemos abierto los ojos; ya no pueden manipularnos. Basta de propaganda hipnótico-consumista: Este es el verdadero antídoto contra el veneno publicitario – Proyecto Squatters.
———————————————————————————
Realizado por: Julián Pellegrini (Proyecto Squatters)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: