IMPORTANTE

octubre 17, 2011

ESTE NO ES EL BLOG OFICIAL DE SQUATTERS. SIMPLEMENTE LO USAMOS COMO BACK UP.

PARA ENTRAR AL SQUATT POR FAVOR DIRIGIRSE A LA SIGUIENTE DIRECCION:

http://www.proyectosquatters.blogspot.com/

¡GRACIAS!

Entrá al Squatt y Descubrí un Mundo Nuevo

Fabricando el consenso: Naturalización de la desigualdad de género

agosto 25, 2010
Somos criados por una gigantesca pantalla de plasma que nos muestra en alta definición una catarata interminable de comunicación comercial – las mil formas que puede adoptar la camaleónica publicidad -, a través de la cual se nos enseña cómo debemos ser, cómo debemos pensar, por qué debemos reir, por qué llorar, cuáles son los límites de nuestra conciencia y de qué se trata el ejercicio de la libertad. Somos consumidores, con derecho a consumir, en una sociedad consumista que consumiendo se consume a sí misma. Somos sujetos de la opinión de otros, y tenemos el derecho de escuchar. La libertad de expresión, es la libertad que tenemos para repetir entre nosotros lo que otros ya han dicho en televisión.
Gracias al esfuerzo común del emprendimiento privado y las políticas públicas enfocadas en garantizar al menos un televisor por cada hogar, los manipuladores y los vendedores de ilusiones se aseguran una difusión que jamás soñó el más ambicioso de los predicadores. El poder de persuasión que alcanzan “no depende del contenido, la mayor o menor fuerza de verdad de cada mensaje, sino de la buena imagen y de la eficacia del bombardeo publicitario que vende el producto. En el mercado se impone un detergente como en la opinión pública se impone un presidente.”(3) Así como la propaganda mediática debe propiciar las condiciones de posibilidad para la imposición “democrática” de un candidato “presidenciable”, el spot publicitario no sólo impone una marca de detergente, sino también el modelo de feminidad necesario para consumir ese detergente y esa marca.
¿Cómo es posible que sigamos contribuyendo día a día con un proyecto político fundado en la depredación de los recursos naturales, en la discriminación, en la manipulación mental, emocional y física de las personas? ¿Cómo es posible que sigamos contribuyendo con un proyecto político cuya propaganda promociona con cuerpos bronceados y sonrisas resplandecientes todo tipo de injusticias y desigualdades?
El que un proyecto político contrario a los intereses de las mayorías se sostenga y perpetúe, es debido a un cuidadoso porceso de fabricación del consentimiento público a través de los distintos dispositivos de propaganda del poder. A través de la propaganda, el poder fabrica el consenso social necesario para perpetuarse repitiendo de mil formas hasta el infinito una determinada visión del mundo, una visión de lo que es un hombre y una mujer – ¡de lo que deben ser!-, junto con unos valores específicos para habitar ese mundo según seas de uno u otro bando – ocultando las desiguales relaciones de poder entre los sexos detrás del brillo encantador de las imágenes ideales publicitarias.

Esta forma de violencia invisible que se ejerce por intermedio del aparato de propaganda del poder, deja marcas, marcas psíquicas, da forma a las subjetividades de las mujeres, delimita las fronteras de las conciencias, moldea los “cuerpos dóciles”, y normativiza los deseos. Es decir, configura a nivel psíquico una visión del mundo, unas normas y unos valores para habitar ese mundo, provocando la naturalización de la injusticia y la desigualdad.

En muchos casos, las únicas herramientas que nos quedan para pensar el mundo y para pensarnos a nosotros mismos son las que nos provee el discurso monolítico y unidireccional de la propaganda. Los mitos sociales que hablan del “ser mujer”, que organizan las prácticas específicamente femeninas y le otorgan sentido a la vida de las mujeres, tales como el de la “mujer=madre”, el mito de la pasividad erótica femenina, el amor romántico, la mujer subordinada a la ética del cuidado, o la mujer objeto, como “ser de y para otro” – narrativas todas ellas que inferiorizan y desigualan la posición de la mujer con respecto al hombre-, circulan masivamente a través de la publicidad, de forma estereotipada, ligando irracionalmente este imaginario social con el imperativo consumista del mercado. Estos mitos no están representados de manera ingenua en las narrativas publicitarias, sino que respaldan un proyecto político específico: fabricar la mentalidad sumisa en la población, construir consumidores autómatas, dóciles y fácilmente manipulables.


A través de los distintos dispositivos de propaganda (publicidad -mayormente-, cine, revistas, programas de televisión, industria de la música, etc.) los centros de poder van direccionando estos imaginarios sociales por los caminos más redituables. Y de este modo, logran crear en la población una “ilusión de decisión personal”, una ilusión de libertad, a la vez que consiguen – de una manera tan sutil como eficaz- emparejar los anhelos y deseos de las mujeres y los hombres, de las chicas y los chicos, con sus propios intereses estratégicos.

——————-

(3) – Eduardo Galeano, “Patas arriba: la escuela del mundo al revés”, 1998, Ediciones S.XXI
Fuente: Proyecto Squatters – ¡Saltá la valla!

"Globalización" y "Corporatocracia": nuevo nombre y nueva ingeniería para un viejo sueño imperialista

agosto 20, 2010
Hay un Nuvo Orden Económico llamado “Globalización” que representa uno de los movimientos populares más grande desde la pasada década del ´60.

La Industria de la propaganda intenta -¡y consigue!- persuadirnos de que la “globalización” es una oportunidad sin precedentes para conseguir la unión de todos los pueblos y todas las razas en un mismo proyecto humano común y compartido, que promete liberar al mundo de la pobreza, la injusticia y garantiza la justa distribución de los recursos y las riquezas entre los habitantes de la “aldea global”. Esta es la visión/versión oficial/publicitaria sobre la globalización.

Pero lo que estamos viendo en realidad, en la realidad, es precisamente los procesos opuestos: esto es, que los pobres son cada vez más y cada vez más desesperantemente pobres, mientras que los ricos, se vuelven cada vez más ricos, obscenamente ricos.

Nunca antes en la historia de la humanidad, la franja entre los ricos y los pobres había sido tan vasta ni la desigualdad entre los seres humanos tan profunda.

Uno de los efectos que deja la llamada “globalización” – en términos cuantificables-, es que un relativamente pequeñísimo grupo de individuos poderosos son más ricos que la población completa de todo África. Sólo 200 grandes corporaciones dominan un cuarto de la actividad económica mundial. General Motors es hoy en día más grande que Dinamarca, por ejemplo, y Ford es más grande que Sudáfrica.

En todas las vidrieras del mundo, las marcas más famosas y prestigiosas producen prácticamente todo lo que se consume: y todo se manufactura en países pobres utilizando mano de obra barata, cuyas condiciones laborales toman en muchos casos la forma de lo que se conocía en otros tiempos como esclavitud.

Nike le pagaba a una sola persona – el famoso golfista Tigger Woods- más dinero por promocionar la marca que lo que le pagaba a toda la fuerza de trabajo que manufactura los productos Nike en Indonesia.

¿Es esta la aldea global que nos dijeron traería un auspicioso futuro para la humanidad? ¿O es simplemente el mismo viejo proyecto imperialista que solía correr por cuenta del “Derecho Divino” de los Reyes, los sueños trasnochados de Dictadores fascistas, y que hoy es llevado adelante por el “Derecho Divino” de las grandes Corporaciones Trasnacionales, las instituciones financieras y los gobiernos que los apoyan?

Creemos que las mismas elites de poder que desde siglos ha se adelantan en pasos sigilosos pero certeros hacia la concentración cada vez más escandalosa de los recursos y la centralización del poder, operan enmascarados tras las fachadas de las grandes corporaciones trasnacionales para imponer un nuevo orden mundial para la política y la economía del planeta.

Tras las actividades de las corporaciones trasnacionales se ocultan los verdaderos sueños imperialistas de las antiguas clases dominantes europeas.

Esta nueva forma de dictadura fascista global y encubierta es lo que se denomina “Corporatocracia”.

Psicólogos, comunicadores sociales, artistas, profesionales y todos aquellos que diariamente contribuimos y ofrecemos nuestro consentimiento, volvamos a preguntarnos, ¿qué es la globalización?
Seguí investigando a cerca de esta forma invisible y omnipresente de estado global fascista, y comenzá a formar tus propias opiniones.


——————-
Fuente: Proyecto Squatters – ¡Saltá la valla!

Squatters subtituló el video animado "Sicario Económico" – La dictadura encubierta de las corporaciones trasnacionales

agosto 15, 2010
En el video que incrustamos más abajo, John Perkins cuenta su historia como “sicario económico” contratado por las compañías trasnacionales para corromper a funcionarios de países del tercer mundo y fortalecer el dominio de las grandes corporaciones.
Perkins relata “desde adentro” los mecanismos del poder para construir un imperio “invisible”.

Debido a que este video animado saca a la luz información relevante, de manera clara, consisa y didáctica, en Squatters nos tomamos la libertad de subtitularlo al castellano para poder continuar difundiendo información acerca de la forma en que opera lo que Perkins llamó la “Corporatocracia” – una forma de gobierno global fascista y encubierto ejecutado a través de una red de corporaciones que determina con sus decisiones la vida política y económica de nuestro mundo.

(Mirá el video en el Canal de Proyecto Squatters)

(Mirá el video en el Canal de Proyecto Squatters)

Pero, ¿de qué se trata la “Corporatocracia”?

Las elites globalistas de poder y sus empresas trasnacionales han logrado avasallar las soberanías nacionales, corromperlas e imponer un sistema global legalizado que ya sólo existe para facilitar sus operaciones. Desde esta posición de dominio absoluto, las corporaciones se han lanzado al proyecto no sólo de controlar el poder y el dinero, sino las mentes de las poblaciones.

Durante el ascenso al poder absoluto de las corporaciones se ha vaciado a los gobiernos. Las elecciones se han convertido en un elaborado “reality show” que se exhibe en las pantallas de televisión – también controladas por las corporaciones- para entretenimiento de la audiencia.

Los centinelas de las corporaciones, los miembros de los lobbies, deambulan por los vestíbulos del gobierno haciendo respetar la disciplina de sus patrones. Ahora, gran parte de las decisiones de nuestros gobernantes se basan en transferir recursos y riqueza del Estado a los amos de las corporaciones privadas.

Las corporaciones y banqueros se han hecho cargo del sistema de salud de la mayoría de los países, de la industria química y farmacéutica, y al imponer a la salud la lógica mercantil del beneficio económico, la transformaron en la industria de la muerte.

Las corporaciones han comenzado a formar su propio ejército, controlando el creciente sector de la seguridad privada, previendo, quizás, el momento en que la población intente liberarse de la opresión de la Corporatocracia.

Pero, para que todas estos abusos e injusticias perpetradas en contra de la población sean posible es necesario, ante todo, poseer el control de la máquina de propaganda, para distraer la atención del público sobre asuntos irrelevantes y condicionar mentalmente a la población para aceptar las condiciones de vida opresivas de un proyecto político antidemocrático y antipopular.

Por eso, no nos sorprende comprobar que los Medios Masivos y la Industria del Entretenimiento, están en manos de un puñado de corporaciones oligopólicas, que preparan a la juventud para ser consumidores sumisos y obedientes, para aceptar con una mueca idiota la esclavitud y la muerte.


Para seguir investigando:
La Agenda del Grupo Bilderberg

Entrevista a John Perkins, ex-sicario económico

—————

Fuente: Proyecto Squatters – ¡Saltá la valla!

La Construcción de la Diferencia Desigualada Entre los Sexos

agosto 11, 2010
La industria de la propaganda contemporánea es el más formidable dispositivo técnico-tecnológico-científico concebido por el ser humano para la manipulación mental, física y emocional de las masas y la fabricación del consenso social.

La función principal del dispositivo publicitario – que es quizás, el brazo armado más potente de la Industria de la propaganda para la domesticación del espíritu humano y la fabricación del consenso- “parejo con el de incrementar las ganancias de los anunciantes, su indeclinable responsabilidad, estriba en reproducir una visión de la realidad que mantenga el actual poder económico y social de la clase dominante.”(1) Esta cosmovisión que se implanta en la población a fuerza de carteles y sonrisas plásticas alquiladas, se transforma en la realidad percibida; luego, la realidad que percibimos es la realidad que experimentamos…

Esa visión de la realidad que fabrica una pequeña minoría dominante por intermedio de las técnicas y tecnologías publicitarias, para ser vendida a la gran mayoría, incluye, también, una perspectiva de género – estereotipada, conservadora- que diferencia roles y funciones sociales de ambos sexos, y delimita con precisión cuasi-científica el campo de subjetivación propio de hombres y de mujeres. Los modelos identificatorios que propone la publicidad van a dar un sentido al “ser” mujer y al “ser” hombre, van a imponer para cada uno de ellos, también, una forma de “hacer” y de “tener” en sociedad, reproduciendo las condiciones de posibilidad necesarias para que la diferencia entre ambos sexos se perpetúe bajo el signo de la desigualdad.

Por intermedio de la publicidad, el monólogo del poder (al estilo del “Gran Hermano” Orwelliano) va delineando segundo tras segundo de pantalla, spot tras spot, cartel tras cartel, a fuerza de sonrisas resplandecientes y cuerpos entretenidos, los límites invisibles de un paradigma dentro del cual pensamos nuestra realidad, los límites dentro de los cuales pensamos qué es ser hombre y qué es ser mujer, asegurándose en los espectadores la imposibilidad de pensar y de pensarse desde parámetros, códigos, valores, medidas que no sean aquellos que propone.

La desigualdad – la “diferencia desigualada” (2)- de los sexos se promociona en la publicidad como algo natural, deseable y hasta socialmente valioso. Mediante la exhibición de imágenes con alta carga erótica, cuerpos esbeltos y bronceados, sonrisas interminables, mamás/esposas siempre alegres y bien dispuestas para el cuidado ajeno y las tareas domésticas, la publicidad – que se pretende novedosa, trasgesora- instaura, en realidad, un régimen de verdad basado en una lógica conservadora, heteronormativa, desigualadora, anulando la diversidad de problemáticas humanas, sus conflictivas, sus riquezas, y llevando la injusticia a extremos que nos resultarían difíciles de tolerar si, hombres y mujeres, no estuviéramos tan entrenados para aceptar tal injusticia como costumbre y obedecerla como destino.

En las próximas publicaciones sobre “Publicidad y Género” trataremos de acercarnos, paso a paso, a una comprensión más acabada de la forma en que la femenidad es construida desde los medios de comunicación, intentando elucidar qué efectos tiene la publicidad sobre los comportamientos colectivos de las mujeres, y cómo la industria de la propaganda contribuye a construir modos específicamente femeninos de estar en el mundo, de padecer y de enfermar.


—————————————-
1 – Vicente Romano, “La formación de la mentalidad sumisa”, 2005, Ediciones Endymion
2 – A.M. Fernández (1993)

Fuente: Proyecto Squatters – ¡Saltá la valla!

Introducción (+ Bonus: Contra-campaña para "Days", "Boludas que menstrúan")

agosto 6, 2010
Introducción:


A lo largo de las publicaciones que hagamos sobre “Publicidad y Género”, iremos descubriendo cómo se construye y legitima socialmente un tipo específico de mujer, consumista, fácilmente frustrable, fácilmente manipulable, cuya condición obligada de existencia es el malestar. Iremos descubriendo cómo, aunque enmascarados con imágenes de ensueño, se imponen aún los valores retrógrados y discrimnatorios de una sociedad patriarcal que resiste y sigue operando con un mismo nivel de violencia.

La Industria de la Publicidad contemporánea es, presumiblemente, el más formidable dispositivo técnico-tecnológico-científico concebido por el ser humano para la manipulación mental, física y emocional de las masas. A través de sus narrativas omnipresentes y altamente persuasivas contribuye a diferenciar roles y funciones sociales de hombres y mujeres, y delimita con precisión cuasi-científica el campo de subjetivación propio de cada sexo, reproduciendo hasta el infinito las condiciones de posibilidad necesarias para que la diferencia entre ambos se perpetúe bajo el signo de la desigualdad y la discriminación.


Este spot refleja el tipo de mujer que los empresarios y su pandilla de publicistas insisten en fabricar. Una mujer sexualmente reprimida, fácilmente frustrable, manipulable, frívola, consumista.


La presión que ejerce el mercado sobre la mujer a través de la potencia persuasiva de las imágenes ideales publicitarias, tiende a generar frustración y malestar, así como modos de enfermar específicamente femeninos.
Como corolario de esta investigación sobre “Publicidad y Género”, Squatters presentará una propuesta pedagógica – enmarcada en el ámbito de la Educación y Promoción de la Salud- destinada a desnaturalizar la mirada de los más jóvenes sobre la publicidad, exponer el proyecto político que permanece opacado tras el brillo fetichista de los modelos de consumo, y descubrir aquellos mitos organizadores de la femenidad que operan ocultos entre las imágenes ideales publicitarias, como una forma novedosa de empezar a desarmar esas narrativas a través de las cuales se perpetúa la inferiorización y discriminación de las mujeres en nuestra sociedad.


Aquí está la campaña multimedia de “Days” y debajo, la magnífica pieza contra-publicitaria que representa una verdadera respuesta de mujeres a aquellos publicistas (seguramente varones) que intentan hablar y representar la feminidad de acuerdo a las necesidades y exigencias comerciales de sus patrones.


En la próxima publicación comenzaremos a elucidar el proceso a través del cual la publicidad contribuye de manera decisiva a construir la diferencia desigualada entre los sexos.

————-

Fuente: Proyecto Squatters – ¡Saltá la valla!

Proyecto Squatters en Facebook

julio 25, 2010
UNITE AL PROYECTO SQUATTERS
EN FACEBOOK

Seguí todas las novedades del Squatt, día a día. Hacé click en la imagen y agreganos a tus amigos.

Contracampaña SQS para el Mundial Sudáfrica 2010 "LA BANDERA NO SE MANCHA" (Parte III)

mayo 31, 2010
Proyecto Squatters ha realizado por primera vez una contrapublicidad audiovisual para difundir la contracampaña para el Mundial de fútbol Sudáfrica 2010: “La bandera no se mancha”. En ella, se expone a la publicidad en su dimensión política, como un dispositivo fundamental del poder para la colonización psicológica de las poblaciones. La estrategia de la publicidad “patriotera”, exacerbada en los días previos al mundial de fútbol, responde a un proyecto politico de producción de consenso que se funda en la manipulación física, mental y emocional de la población.

(Mirá el Video desde YouTube y compartilo con tus contactos)

(Mirá el Video desde YouTube y compartilo con tus contactos)


Los manipuladores

El ardor patriótico popular, que cada vez más es canalizado a través del fútbol, esa pasión, esas emociones tan intensas, tan auténticas también, productoras de expresiones creativas y originales según la idiosincracia local, son vanalizadas y explotadas por las corporaciones (siempre apátridas, siempre extrangeras) por intermedio de sus publicidades “patrioteras”, para reconducir ese auténtico fervor popular hacia la lógica consumista y esclavizante del mercado.

La publicidad patriotera estampa sobre el espíritu fervoroso del hincha la marca de una cerveza, de una tienda de electrodomésticos, por ejemplo, y de este modo no hace más que descuartizar esa expresión cultural auténtica de la gente para ponerla al servicio de los intereses mezquinos del poder. Es importante reflexionar en este punto sobre las distintas técnicas psicológicas y recursos tecnológicos con las que cuentan los grupos dominantes para manipular las emociones (nacionalismos, etc.), el pensamiento y la subjetividad del pueblo por intermedio de la propaganda… Porque esto no ocurre sólo con el mundial defútbol, sino con la formación de opinión y consenso social en cualquier tema que los manipuladores consideren. Esta forma de fabricar consenso debe ser denunciada y expuesta en su funcionamiento, para que pierda su efectividad.

El mundial de las corporaciones: se vienen tiempos de patrioterismo, manipulación, y arreglos político-económicos en las sombras.

El mérito de esta campaña contrapublicitaria, si tiene alguno, es que echa luz sobre una de las técnicas con las que estamos siendo manipulados constantemente desde los medios de comunicación, permitiendo que estas estrategias de distracción, vigilancia y control que tienen poder sobre nosotros – que operan ocultas detrás del brillo de las imágenes ideales publicitarias- se conviertan en algo visible, algo sobre lo que podemos reflexionar y decidir.

Una vez que somos capaces de ver los barrotes de nuestras propias celdas mentales podemos comenzar a plantearemos si queremos ser libres, si queremos recuprar el poder de nuestras mentes, el poder de pensar, el poder de decidir sobre nuestra propia realidad. Cuando comenzamos a ver lo que está ocurriendo verdaderamente, “detrás de la pantalla”, hemos dado el primer paso para la transformación de la conciencia.

Conocé más…

Compartí esta contracampaña con tus contactos
y ayudanos a difundir una nueva conciencia.

Julián Pellegrini
Proyecto Squatters